Ver descripción de zona

Barrio Gótico

El Barrio Gótico es una céntrica área de Barcelona compuesta por callejuelas y plazas que reflejan el pasado medieval de la ciudad con la presencia de palacios, residencias e iglesias góticas.  Es una de las zonas de mayor atractivo de Barcelona y en sus calles abundan las construcciones medievales como los palacios del Ayuntamiento y de la Generalitat, la Catedral de Barcelona o las iglesias góticas de Santa María del Pi o la de Sant Just y Pastor. También alberga la Judería, formada por una red de callejuelas en las que aún se conserva parte de la antigua sinagoga. Sus calles giran en torno a varias plazas entre las que destacan la de Sant Jaume, la del Rei y la Reial. La primera es el centro político de Barcelona y en ella se encuentran el Ayuntamiento y el Palau de la Generalitat. Por su parte, el conjunto monumental de la plaza del Rei configura quizá la principal muestra medieval de Barcelona, con el Palau Reial Major, parte de la antigua muralla romana, el Palau del Lloctinent (Palacio del Lugarteniente) y el Museo de Historia de la Ciudad. Por último, la Reial es una plaza porticada de gran belleza y muy frecuentada, especialmente al anochecer debido a su oferta de restauración. Este barrio es el núcleo de la ciudad ya desde época romana y, de hecho, en el se encuentra la necrópolis romana (Plaza Villa de Madrid) y muy cerca se pueden apreciar los restos del templo romano de Augusto.

 

Plaza Cataluña (Plaça Catalunya)

La plaza de Cataluña es una céntrica plaza de la ciudad de Barcelona y uno de sus principales puntos de encuentro. Es una de las plazas de España con mayor tamaño.  Es uno de los ejes de la vida barcelonesa y de ella parten importantes calles como Las Ramblas, el Paseo de Gracia o la Ronda de Sant Pere. Es un gran espacio que a lo largo de todo el año acoge espectáculos, exposiciones y también ferias comerciales o concentraciones populares. Además, la zona constituye una de las principales áreas comerciales de Barcelona y es punto neurálgico de múltiples medios de transporte. La plaza dispone de un enorme espacio central rodeado de áreas ajardinadas y arboladas. En ella, se encuentran dos fuentes gemelas separadas por una terraza y diversas esculturas de importantes artistas, principalmente catalanes. Entre las estatuas hay obras de Josep Clarà, Pablo Gargallo, Josep Llimona o Enrique Casanovas, por ejemplo.

 

Las Ramblas

Calle emblemática y visita obligada de Barcelona. Su paseo central está lleno de floristas y quioscos. En los laterales, se encuentra el Gran Teatre del Liceu, el Palau de la Virreina y el Mercado de la Boquería.  Es una calle llena de vida y color en la que un pasaje peatonal en el centro de la misma permite el paseo entre quioscos, puestos de flores y muy variados comercios. El paseo se extiende a lo largo de poco más de un kilómetro, se inicia en la Plaça de Catalunya y conecta con el Mirador de Colón. Se la conoce con distintos nombres en su recorrido: el tramo más cercano a la Plaça de Catalunya es La Rambla de Canaletes, sigue La Rambla dels Estudis y termina con La Rambla de las Flores o de Sant Josep. La calle es muy frecuentada tanto por turistas como por los barceloneses, por lo que siempre está muy animada. Además, suele albergar a numerosos artistas callejeros que junto al resto de transeúntes hacen de Las Ramblas un microcosmos de imprescindible visita en Barcelona. Tiene su origen en el siglo XVIII, cuando se trazó a lo largo de la muralla medieval de Barcelona. Hoy alberga importantes edificios como el Palau de la Virreina y el Gran Teatre del Liceu. Además, tiene acceso a la entrada principal del popular mercado de “La Boquería”.

 

Catedral de Barcelona (Plaza de Catedral de Barcelona)

Se halla situada en el lugar que ocupaba una basílica paleocristiana. Se empezó su construcción durante el románico pero fue finalmente acabada en el gótico, que es el estilo que predomina.  El exterior es sobrio, solamente decorado con los contrafuertes verticales. La puerta de San Ivo es una muestra representativa del llamado gótico catalán. Las naves interiores están casi a la misma altura, lo que da la impresión de estar en un solo recinto. Las capillas laterales tienen una galería superior, lo que confiere al conjunto mayor luminosidad y amplitud. El cimborrio está cubierto en el interior con un artesonado de madera. La fachada principal es de reciente construcción (finales del siglo XIX y principios del XX), aunque basada en un proyecto de 1408. Es de gran interés la puerta de acceso del claustro a la catedral y la capilla de Santa Lucía.

 

El Paseo de Gràcia

El antiguo camino de Jesús, de tipo rural y con huertos en ambos lados, era la vía principal para ir del municipio de Gràcia, que fue independiente de la ciudad condal hasta 1897, hasta Barcelona, por donde se entraba a través del portal del Ángel.  En 1821 el ayuntamiento de Barcelona presentó el primer proyecto de urbanización, obra de Ramón Plana. Debido a las epidemias que asolaron la ciudad en aquella época, el proyecto tuvo que detenerse. En 1824 regresó el absolutismo a España y el proyecto se reanudó con el capitán general de Cataluña Francisco Bernaldo de Quirós, marqués de Campo Sagrado. El paseo, inaugurado en 1827, tenía 42 metros de ancho y fue el lugar favorito de la aristocracia para exhibir sus habilidades en el arte de montar a caballo y sus coches lujosos durante todo el siglo XIX. Por esta época, el Passeig era uno de los lugares de recreo más conocidos de la ciudad, con cafés, restaurantes, salas de baile, atracciones y teatros.  Este paseo debía ser un eje determinante en el proceso de instauración del proyecto del Eixample barcelonés ideado por Ildefons Cerdà. Un proyecto que duró las tres décadas que comprendieron entre los años años 60 y años 90 del siglo XIX. Alrededor del paseo se definió un núcleo residencial de baja densidad constituido en gran parte por edificios unifamiliares. En la última década del siglo, poco a poco todo el sector de la ciudad fue adquiriendo un protagonismo comercial atrayendo la burguesía, que hizo que se fueran substituyendo las casas aisladas con jardín por edificios de pisos.  Finalmente, entre 1900 y 1914, el paseo de Gracia se consolidó como el principal centro residencial burgués con la aportación creativa de los arquitectos modernistas Gaudí, Puig i Cadafalch, Domènech i Muntaner o Sagnier. Ellos dignificaron las construcciones existentes y edificaron casas nuevas con formas bien singulares, como la casa Milà, la casa Batlló, casa Lleó Morera o la casa Amatller. En 1906, el arquitecto Pere Falqués i Urpí diseñó los famosos bancs-fanals de trencadís distribuidos a lo largo del paseo.

 

-Gràcia

El barrio de Gràcia, una ciudad independiente antiguamente, conserva en gran parte el parecido a un pueblo, con un ambiente bohemio e interesantes tiendas y bares, además de contar con algunos de los mejores restaurantes de la ciudad. Es más conocido por el Parc Güell, diseñado por Gaudí. Este parque de maravillosas vistas domina la ciudad y la caracteriza por el sello que le imprime. La plaza de Plaça Rius i Taulet es el centro de Gràcia. Plaça del Sol es la plaza para pasearse por la noche.

 

-Eixample

El barrio del Eixample se creó entre 1860 y 1920 y, por tanto, alberga los edificios más modernistas y elegantes de la ciudad. El Passeig de Gràcia es la arteria principal y sus amplias aceras están llenas de tiendas de diseñadores y cafés elegantes. La ciudad también alberga dos piezas maestras de Gaudí, que parecen sacadas de un cuento de hadas: Casa Batlló y La Pedrera, así como otras joyas arquitectónicas. La estrella por excelencia del Eixample es La Sagrada Familia, la maravillosa y emblemática iglesia sin finalizar de Gaudí.